miércoles, 17 de agosto de 2016

INSTITUCIÓN  EDUCATIVA SOLEDAD ACOSTA DE SAMPER
GNOSEOLOGÍA O TEORIA DEL CONOCIMIENTO
FILOSOFÍA 10 A, B, C, D
JORNADA TARDE-Agosto 17 de  2016
DOCENTE: BELINDA FIGUEROA CUADRO
Leer varias veces el siguiente texto y buscar en un diccionario las palabras desconocidas para que usted pueda comprender la intención de la lectura, se le recuerda que debe llegar preparado a la clase para socializar saberes.
PREGUNTA PROBLEMATIZADORA: ¿De qué manera ha influido el problema del conocimiento en la historia de la filosofía y qué importancia tiene dedicarnos a su análisis?
FORMAS DEL SABER 
El saber cotidiano       
El saber productivo     
El saber con conocimiento      
El saber vivir   
El saber teórico           
La sabiduría como meta de la filosofía

El filósofo Aristóteles nos ha legado una clasificación de los saberes que refleja la forma de pensar sobre el saber en la Grecia antigua. Como veremos, algunas de estas distinciones entre los modos de conocer aún conservan vigencia.
EL SABER COTIDIANO
Si observamos lo que hacemos a lo largo del día podemos ver cuánto hemos aprendido desde pequeños, como aquellas cosas que quedaron registradas desde entonces y que ahora nos parecen "normales". No hay nada que nos debamos cuestionar antes de ejecutarlas porque las hacemos todos los días, y parecen estar bien hechas. Aún ahora aprendemos cosas nuevas que pronto convertimos en un hábito automático. Por ejemplo, cuando encendemos el televisor no es necesario revisar el manual de instrucciones antes de hacerlo. Pero no sólo sabemos hacer cosas, también sabemos sobre muchos temas que no implican acción alguna: sabemos si hace frío o calor, que somos estudiantes, o que nos gusta alguien. Todo eso que conocemos lo consideramos como verdadero y seguro. Esto es un saber cotidiano.
EL SABER PRODUCTIVO
Hay saberes que se dirigen a la producción de una obra específica. Por ejemplo, el conocimiento de un chef de cocina cuya obra puede ser un delicioso postre. Este tipo de saberes tienen también su origen en la experiencia, pero implican un grado mayor de complejidad en la observación y elaboración respecto de lo que sabemos de ella.
En ese ámbito productivo hay quienes conocen su oficio por experiencia y hay otros que estudian los principios generales que llevan a la producción. Por ejemplo, sabemos que, en algunos casos, un curandero puede tener éxito en hacer que una persona sane. Es alguien que puede, eventualmente, producir una obra, en este caso, la salud.
EL SABER CON CONOCIMIENTO
Sin embargo, el hecho de poder hacer las cosas no significa saber hacer las cosas. Pues saber hacer las cosas implica ser consciente de las causas que llevan a que una cosa sea como es y no de otra manera. El curandero puede decir que la miel con naranja puede curar la tos porque ha visto que a muchos les ha funcionado. Sin embargo, no sabe por qué funciona. El médico, en cambio, tiene conocimiento de los órganos, de cómo cada uno reacciona a diferentes sustancias y mezclas.
La diferencia entre el saber cotidiano y el saber productivo no radica solamente en la producción, ni en el producto en sí, sino en el saber producir, que no es una simple habilidad sino un proceder con conocimiento de causa. Conocer las razones por las cuales las cosas son como son hace posible tener un saber más universal.
Aunque, en la medida en que se trata de conocimientos basados en la observación y en la experimentación, el médico no nos puede dar garantías absolutas, pero puede dar razones mejor ponderadas que las del curandero. Adicionalmente, en la medida en que se trabaja con principios que la experiencia va poniendo a prueba, el saber productivo se puede enseñar y perfeccionar. A este tipo de saber con conocimiento de causa le llamaron tecné, palabra que si bien en nuestros días ha adquirido connotaciones diferentes, aún en algunos contextos mantiene su sentido original.
EL SABER VIVIR
Este saber tiene que ver con las actitudes de la vida propia del hombre: la prudencia. Esta persona parece que hace las cosas bien en general; es alguien que sabe estar bien en su vida. La prudencia alude al obrar mismo del hombre, no es un conocimiento dirigido a producir una obra particular o a conseguir un fin. La prudencia implica tener buen juicio, una justa medida para las cosas, y obrar oportunamente. Esto es algo que todos los hombres buscamos, y con lo cual casi siempre estamos insatisfechos, ya que nuestra naturaleza parece ser impredecible y difícil de comprender.
Esta incertidumbre puede llevarnos a creer que un saber de tal tipo no es posible. He aquí entonces una dificultad filosófica, pues, por un lado, ningún saber parece más necesario que este, pero, por el otro lado, ¿de qué modo es posible establecer un criterio con el cual decidir acerca de lo apropiado y oportuno de nuestros actos? A la rama de la filosofía que se ocupa de esta pregunta la llamamos filosofía práctica.
EL SABER TEÓRICO
La palabra theorein también era entendida por los griegos como levantarse del suelo y contemplar desde lo alto. Ver desde arriba permite tener una visión completa de las cosas y de sus relaciones entre sí, tal como sucede al contemplar los elementos de un paisaje desde la cima de montaña. Hacer una teoría es "elevarse" desde lo diverso de la experiencia particular hasta lograr una unidad abstracta. El teórico es un saber que se fundamenta en la visión inteligible o racional de la realidad. La prudencia implica tener buen juicio, una justa medida para las cosas, y obrar oportunamente. Esto es algo que todos los hombres buscamos, y con lo cual casi siempre estamos insatisfechos. De manera semejante, es como cuando estamos en una región que no conocemos. No podemos saber en dónde estamos, ni cómo desplazarnos. Pero cuando tenemos un mapa del lugar, no sólo vemos dónde estamos, sino la posición que ocupan los otros lugares con relación al nuestro. El mapa es una representación conceptual,  teórica, del territorio en donde nos hallamos. Esta visión teórica consiste en obtener una aprehensión general de la experiencia por medio de conceptos. En síntesis, un concepto es la abstracción de un conjunto de objetos definido por unas características comunes. Por ejemplo, el concepto de animal es la abstracción que nos permite determinar un grupo de seres de acuerdo con unas propiedades que los distinguen de los demás objetos: los no animales. Y aunque entre los animales haya diferencias importantes, reconocemos que todos se mueven por sí mismos, se reproducen, etc., y, en virtud de ello, reconocemos que pertenecen a un mismo conjunto.
LA VERDAD: La verdad es la conformidad de la mente con el objeto. Cuando decimos: "este lápiz es verdadero lápiz", "este licor es verdadero" expresamos la verdad de la cosa en sí. Esta es la "verdad ontológica". Más a veces no expresamos lo que es la cosa en sí, sino únicamente alguna de sus cualidades, como cuando decimos: "este lápiz es bueno", "este licor es agradable". En este caso expresamos la "verdad lógica".
La verdad ontológica expresa la esencia de las cosas, por cuanto ellas representan exactamente la idea que de las mismas tenemos en nuestra mente. Las cosas entonces son verdaderas con verdad ontológica cuando las conocemos como ajustadas a la idea divina de que proceden.
La verdad lógica se produce cuando nuestra mente acepta la cosa (la verdad ontológica) y, además sobre ella emite un juicio o de ella.
Al decir: "este lápiz es bueno", yo acepto la autenticidad de la cosa, es decir, afirmo que este lápiz es verdadero lápiz y además digo que es bueno. La verdad, es la conformidad del pensamiento con la realidad. Es verdadero todo lo que corresponde a la realidad. Lo característico de la verdad es el pertenecer a los pensamientos, se expresa mediante juicios. Los objetos no pueden ser ni verdaderos ni falsos, simplemente existen, ya sean reales o imaginarios. Pueden ser verdaderos o falsos los conocimientos de los hombres, sus opiniones acerca de lo que existe, pero no la propia realidad. La verdad existe con el hombre, aunque no depende de él. La verdad se extrae del mundo que nos rodea. No es el deseo del hombre lo que determina la verdad de sus manifestaciones y opiniones, sino la correspondencia con la realidad, con lo que existe en el mundo. El hombre no crea la verdad sino que la refleja en consonancia con lo que existe en la realidad objetiva.
El criterio de la verdad es la práctica social. La actividad práctica de los hombres, es el único medio seguro de comprobar la verdad o la falsedad de nuestras opiniones, teorías y representaciones. Es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, las ideas falsas no pueden ser aplicadas, porque no corresponden a la realidad.
¿Podríamos entonces decir que es verdad todo lo que creemos? No. No somos infalibles y sabemos que creemos cosas falsas y que hay cosas verdaderas que no sabemos. Sin embargo, cuando a nuestras creencias las hemos confrontado con criterios que para nosotros son confiables (como un experimento científico, una opinión de otra persona que consideramos autorizada, etc.), normalmente estamos dispuestos a llamarlas creencias verdaderas.
Por tal razón algunos filósofos han considerado que podemos distinguir una afirmación verdadera como una afirmación que satisface criterios que nosotros consideramos finales e irrevocables; por tanto, cuando juzgamos algo como verdadero no estamos diciendo que es real, sino que satisface nuestros criterios para llamarlo así.
La verdad como coherencia. Esta teoría de la verdad fue planteada por Hegel, quien dice que un conocimiento nuevo es verdadero en la medida en que pueda ser insertado en el conjunto del conocimiento previo, es decir,, en el sistema de conocimiento adquirido hasta entonces. Es decir, que para nosotros es posible aceptar algo como verdadero si podemos ubicarlo dentro de las cosas que ya tenemos por verdaderas.
Este concepto de verdad se convierte en un criterio contextual, ya que nada es verdadero o falso por sí mismo, sólo adquiere valor y sentido de verdad cuando es posible agregarlo en nuestro contexto de cosas ya tenidas por ciertas. Cuando armoniza con el resto del sistema. Es el todo lo que es verdadero. A primera vista esta teoría no provoca nuestra inmediata adhesión, sin embargo, ¿crees que estarías dispuesto a creer en un hecho físico que contradijera todo el sistema de conocimiento científico tal como lo conocemos.
ESTADOS DE LA MENTE CON RELACIÓN A LA VERDAD
La Ignorancia, La Duda, La Opinión y La Certeza
Nuestra mente asume cuatro posiciones frente a la verdad, pues ésta puede ser para ella desconocida, y entonces tenemos el estado de ignorancia; puede presentársele como posible, y entonces tenemos el estado de duda; o la verdad puede presentársele como probable: el estado de opinión; o, finalmente se le puede presentar como evidente, y entonces tenemos el estado de certeza.
1.     La ignorancia es un estado negativo.
Se le define como la ausencia de todo conocimiento respecto a alguna cosa.
La ignorancia se divide en:
A. Vencible si está en nuestro poder el hacerla desaparecer.
Invencible si no lo está.
Culpable. Es la misma ignorancia vencible cuando estando obligados a hacerla desaparecer, no lo hacemos.
D.No culpable. Es la ignorancia invencible, o la vencible que no estamos obligados a hacer desaparecer.
2. La duda es un intermedio entre la afirmación y la negación. Puede ser:
A. Espontánea: cuando la mente se abstiene de examinar el pro y el contra de una cosa.
Refleja: cuando, después de examinar el pro y el contra de una cosa, la mente no se decide por ningún camino.
B. Metódica. Es la duda consciente que la mente acostumbra tener de aquellas cosas que hasta ahora se han dado por ciertas. Es la duda de Descartes, para llegar a conocer una cosa (para llegar al conocimiento) es necesario que la mente empiece por dudar de manera absoluta, es decir en todos los casos, como sistema.
C. Universal. Es la duda obstinada. La mente considera incierta toda aserción. Es la duda de los que no creen en nada, la de los escépticos.
3. La opinión es el estado de la mente que afirma con temor de engañarse.
No se le confunda con la duda, pues ésta es la "suspensión" del juicio, mientras que la opinión es la "afirmación" de que el examen de una cosa no está del todo terminado para poderla declarar verdadera. Hay, pues, una probabilidad de que mi afirmación sea cierta.
EL ERROR
(La Falsedad)

El error se define como la no conformidad de la mente con las cosas.
No es lo mismo que la ignorancia, pues ésta consiste en no saber nada de una cosa, mientras que el error consiste en pretender saber lo que en realidad se ignora.
Las causas del error son cuatro:
a. La ignorancia vencible.
b.La voluntad.
c.Las pasiones.
d.Los prejuicios.
En efecto:
a. El error desaparece apenas hayamos aprendido aquello que ignorábamos culpablemente.
b.La voluntad se puede imponer a la inteligencia para que ésta acepte lo que razonablemente no podría aceptar.
c.Las pasiones ciegan la inteligencia de tal manera que ella no vea la verdad.
d.El juzgar ligeramente y a priori forman los pre-conceptos y las situaciones creadas a espaldas de la verdad.
Remedios contra, el error
a. Remedíos intelectuales: aquellos que constituyen una especie de higiene intelectual, como son la aplicación en todos los casos inciertos de las reglas lógicas. Sobre todo ceñirse a la objetividad de las cosas y no al propio capricho.
b.  Remedios morales: aquellos que concurren al perfeccionamiento del hombre, como son el amor y el respeto a la ley eterna (amor a la verdad), el desconfiar de uno mismo y el juzgar las cosas con imparcialidad.
LO RELATIVO Y LO ABSOLUTO DE LA REALIDAD.
La verdad posee aspectos funcionales a través de la verdad absoluta y la verdad relativa. A medida que van ampliándose los descubrimientos del mundo, comprendemos que no se puede hablar de la verdad absoluta, como un conocimiento acabado de la naturaleza. El hombre jamás podrá comprender el mundo hasta el fin, pues la naturaleza es infinita y se desarrolla sin cesar, por eso es absurdo poner un límite al conocimiento humano, el hombre nunca acaba de aprender. Además, el conocimiento humano está limitado por el nivel de desarrollo de la sociedad, es decir, por el marco de la época histórica concreta, por el nivel que ha alcanzado el saber. Por eso los conocimientos de los hombres, en cada período son relativos, llevan el sello de esa limitación histórica. Entonces las verdades científicas son relativas, en el sentido de que no proporcionan un conocimiento completo sobre la esfera de los objetos estudiados y contiene elementos, que con el progreso del conocimiento humano, se transforman, se precisan, se profundizan y se sustituyen por otros.
Esto nos demuestra que la verdad es un proceso y su obtención también. Lo cual nos conduce a reconocer que la verdad absoluta es plenamente accesible, pero el proceso de consecución no es un acto instantáneo, sino el complejo camino del conocimiento, infinito históricamente, que la humanidad jamás lo terminará. Solo se llega a la verdad absoluta mediante un proceso de acumulación de verdades relativas. Estas al irse acumulando acercan al hombre al conocimiento de la naturaleza, de sus fenómenos y leyes. Como puede verse no existe una separación entre la verdad absoluta y la verdad relativa, existe sí una relación íntima. No existe un límite impracticable entre ambas. Cuando llegan al conocimiento verdades relativas, obtenemos con ellas valiosas partículas de verdades absolutas.
EVALUACIÓN Y ACTIVIDADES.

1. ¿Qué es la verdad?
2. ¿Las verdades son absolutas o son relativas? Explica tu punto de vista.
3. Expresa tu opinión acerca de los siguientes juicios. Justifica tus apreciaciones.
-Las verdades auténticas son eternas.
-Lo que hoy es tenido como verdad después puede ser tenido como falso.
4. Averigua el significado de los siguientes términos que corresponden a los grados de la verdad: Ignorancia, Duda, Opinión, Probabilidad, Certeza, Error.
5. ¿Cuáles pueden ser las causas del error?
LECTURAS COMPLEMENTARIAS
De la utilidad de la filosofía
Yo sé, Lucilio, que esto está claro para ti: que nadie puede vivir felizmente, ni siquiera de manera soportable, sin el estudio de la sabiduría y que la vida feliz es el resultado de una sabiduría consumada; por lo demás, la vida se hace soportable al iniciarse en la sabiduría. Pero esto, que está claro para ti, debe robustecerse y enraizarse con una meditación diaria. Hay más esfuerzo en mantener una resolución plausible que en proponértela. Se debe perseverar y aumentar tu fortaleza con un trabajo asiduo, basta que tu espíritu esté en buenas condiciones porque tu voluntad es buena. La filosofía no es un arte para deslumbrar al vulgo ni un aparato para la ostentación, no reside en las palabras, sino en los hechos. Y no se trata de pasar un día con algún deleite, de quitar el hastío al ocio; forma y desarrolla el alma, reglamenta la vida, dirige las acciones; demuestra lo que debe hacerse y no hacerse; se sienta al timón y dirige el curso de los que están a merced de las olas por entre los escollos: sin esta, nadie está seguro; cada hora suceden innumerables cosas que exigen una resolución que debe pedirse a ella.(Séneca, Cartas a Lucilio).Cfr. Santillana 1 pág. 63
Diálogo entre Sócrates y Protágoras

Sócrates: Protágoras afirma que la medida de todas las cosas es el hombre: de aquellas que son, por lo que son, y de aquellas que no son, por lo que no son, entendiendo por medida la norma del juicio y por cosas los hechos en general, así es que el sentido es este: que el hombre es la norma que juzga todos los hechos. Los que son por lo que son, los que no son por lo que no son. Y por esto admite sólo lo que parece a los individuos particulares, y en el modo introduce el principio de relatividad. Según él, por lo tanto, quien juzga las cosas es el hombre. En efecto, todo lo que aparece a los hombres también es; y lo que no aparece a ningún hombre tampoco es... Protágoras: Yo afirmo, si, que la verdad es propiamente como he escrito: que cada uno es medida de las cosas que son y de las que no son; pero hay una diferencia infinita entre hombre y hombre, y justamente es por ello, que las cosas aparecen y son para uno en un modo y para otro en otro. Y estoy así lejos de negar que no haya sabiduría y hombres sabios; antes bien, llamo sabio a quien trasmutando aquello por lo que ciertas cosas parecen malas y lo son, consigue hacer que esas mismas cosas parezcan buenas y lo sean. Y tú no combatas mi razonamiento deteniéndote en las palabras, sino, trata mejor de entender lo que quiero decir, con cada vez más claridad. (Platón, Diálogos -Teeteto-). Cfr. Santillana 1 pág. 67.

TALLER
(La verdad)
1. Lea el texto de Séneca acerca de la utilidad de la filosofía  y realice un escrito sobre la manera como entiende el carácter práctico que este filósofo le atribuye a la filosofía.

2. ¿Escriba lo que sepa acerca de los filósofos estoicos y epicúreos?
3. Si nos basamos en la teoría clásica de la verdad como correspondencia o adecuación entre el intelecto y la realidad, ¿cómo crees que hubiéramos juzgado las teorías heliocéntricas de Copérnico y Galileo si estableciéramos la realidad a partir del criterio exclusivo de lo que vemos?

4. Diga cuáles son los argumentos que emplea Sócrates para refutar la tesis de Protágoras: "El hombre es la medida de todas las cosas".

5. Haga una reflexión sobre la siguiente pregunta: Si todo es relativo, ¿puede haber verdadero conocimiento? Recuerde que debe argumentar todas las ideas que exponga.
6. Lea esta historia: Un hombre recibe la visita de su vecino, que viene enfadado por una discusión con otra vecina. El vecino le cuenta la historia y el hombre le dice: "tiene usted toda la razón". Más tarde, la vecina llega igual de enfadada a contarle al hombre lo que le pasó con el vecino, y después de narrar los hechos, el hombre le responde: "tiene usted toda la razón”. Cuando la vecina se fue, apareció la esposa del hombre, indignada por su actitud y le dijo: "¿cómo se te ocurre haberles dicho lo mismo a ambos?”. El hombre se queda pensando y le dice: "tienes toda la razón".

7. La posición que asume este hombre frente a la vida cotidiana y frente a los otros, ¿le parece indiferente, práctica o sabia? Piénselo y defienda su posición a través de un escrito.


jueves, 30 de abril de 2015

ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA

INSTITUCIÓN EDUCATIVA SOLEDAD ACOSTA DE SAMPER
Filosofía 10º-Jornada Tarde
Eje temático: Antropología filosófica
Docente: Belinda Figueroa Cuadro
 LA PREGUNTA POR EL SENTIDO DE LA VIDA
Por Víctor Frankl

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos, y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos algo de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Tenemos que dejarnos de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente. Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación rectas. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

Dichas tareas y, consecuentemente, el significado de la vida, difieren de un hombre a otro, de un momento a otro, de modo que resulta completamente imposible definir el significado de la vida en términos generales. Nunca se podrá dar respuesta a las preguntas relativas al sentido con argumentos especiosos. “Vida” no significa algo vago sino algo muy real y concreto que configura el destino de cada hombre, distinto y único en cada caso. Ningún hombre y ningún destino pueden compararse a otro hombre u otro destino. Ninguna situación se repite y cada una exige una respuesta distinta; unas veces la situación en que un hombre se encuentra puede exigirle que emprenda algún tipo de acción; y otras, puede resultar más ventajoso aprovecharla para meditar y sacar las consecuencias pertinentes. Y, a veces, lo que se exige al hombre puede ser simplemente aceptar su destino y cargar con su cruz. Cada situación se diferencia por su unicidad y en todo momento no hay más que una única respuesta correcta al problema que la situación plantea.

Cuando un hombre descubre que su destino es sufrir ha de aceptar dicho sufrimiento, pues esa es su sola y única tarea. Ha de reconocer el hecho de que, incluso sufriendo, él es único y está solo en el universo. Nadie puede redimirle de su sufrimiento ni sufrir en su lugar. Su única oportunidad reside en la actitud que adopte al soportar su carga.

 EL SENTIDO DE LA VIDA

 Dudo que haya ningún médico que pueda contestar ésta pregunta en términos generales, ya que el sentido de la vida difiere de un hombre a otro, de un día para otro, de una hora a otra hora. Así pues, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, si no el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado. Plantear la cuestión en términos generales puede equipararse a la pregunta que se le hizo a un campeón de ajedrez: “Dígame, maestro, ¿cuál es la mejor jugada que puede hacerse?”. Lo que ocurre es, sencillamente, que no hay nada que sea la mejor jugada o una buena jugada, si se la considera fuera de la situación especial del juego y de la peculiar personalidad del oponente. No deberíamos buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada uno tiene en ella su propia misión que cumplir; cada uno debe llevar a cabo un cometido concreto. Por tanto, ni puede ser reemplazado en la función, ni su vida puede repetirse; su tarea es única, como única es su oportunidad para instrumentarla.

Como quiera que toda situación vital represente un reto para el hombre y le plantea un problema que sólo él debe resolver, la cuestión del significado de la vida puede en realidad invertirse. En última instancia, el hombre no debería inquirir cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se inquiere. En una palabra, a cada hombre se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; sólo siendo responsable puede contestar a la vida. Por eso, la Logoterapia considera que la esencia íntima de la existencia humana está en su capacidad de ser responsable. Frankl, Víctor EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO.
Herder, Barcelona, 1995. Texto I: Págs. 78-79; Texto II: Págs. 107-108.

 Desarrolla tus competencias
Leer varias veces el texto, subrayar las palabras desconocidas y buscar en un diccionario su significado y redactar un texto corto en el cuaderno de filosofía. Responder en el cuaderno las siguientes preguntas.
1. ¿Qués es lo que más te llama la atención del texto leído?
2. ¿Cuáles aspectos enunciados en el texto  crees que vale la pena resaltar para darle sentido a tu vida?
3. INTERPRETA
A. “Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida”.
B.” Tenemos que aprender por nosotros mismos, y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos algo de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros”.
C.” En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo”.
D.” “Vida” no significa algo vago sino algo muy real y concreto que configura el destino de cada hombre, distinto y único en cada caso”.
E.” lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, si no el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado”.
F.” En última instancia, el hombre no debería inquirir cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se inquiere”.
G.” En una palabra, a cada hombre se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su propia vida; sólo siendo responsable puede contestar a la vida”.
4. ¿De este texto que enseñanza sacas para tu vida como estudiante de 10º grado?

sábado, 14 de marzo de 2015

COSMOLOGIA

INSTITUCIÓN EDUCATIVA SOLEDAD ACOSTA DE SAMPER.
Filosofía 10º-jornada tarde

COSMOLOGÍA.
Lectura crítica

¿CUÁL ES EL FUNDAMENTO ÚLTIMO DEL UNIVERSO?, DE QUÉ MANERA ESTÁ CONFORMADO?, Y ¡QUÉ RELACIÓN TIENE EL UNIVERSO CON LOS SERES HUMANOS?

La cosmología es la ciencia que estudia el origen y la evolución del mundo, junto con las leyes que lo rigen. Esta ciencia surge desde el momento en que el ser humano comienza a formularse teorías sobre la forma como fueron apareciendo las cosas en el universo y sobre los elementos que lo constituyen. Esta ciencia surge desde el momento en que el ser humano comienza a formularse teorías sobre la forma como fueron apareciendo las cosas en el universo y sobre los elementos que lo constituyen.

Los primeros pasos del pensamiento humano tenían que ver con estas inquietudes. Sin embargo, aún hoy continuamos en la búsqueda de la respuesta que nos dé mayor certeza, o que nos permita una mayor convicción sobre el origen y el sentido el mundo, de la vida y de los seres humanos.
Las personas construyen cultura de acuerdo con el contexto en el que nos encontramos. De esta manera, las explicaciones que nos atrevemos a dar se corresponden con el nivel cultural.
La filosofía es una actividad que nos permite comprender el origen y la finalidad del mundo, del hombre y de los seres en general. Por tanto es importante su estudio y su práctica, ya que es una forma de conocimiento que dirige y orienta a las demás formas de conocer, tales como la ciencia, la religión y la política.
La admiración y el asombro son rasgos constitutivos de nuestra naturaleza humana. Nos admiramos por una tempestad, por el orden del cosmos, por un nuevo avance tecnológico. etc. Ese sentimiento de asombro no se queda ahí sino que va más allá; crea en nosotros la necesidad de conocer o de explicarnos el porqué de todo cuanto existe. En la antigüedad el hombre se admiró de todo aquello que constituía su mundo: la armonía de la naturaleza, el orden vivible del cosmos, los fenómenos naturales….Sintió entonces la necesidad de explicarse el origen de los seres y de los fenómenos.
La primera explicación que el hombre dio al origen del cosmos y de la vida está contenida en un conjunto de historias, cuyos protagonistas son dioses y héroes que con poderes sobrenaturales, así crearon y conformaron historias y leyendas en donde daban razón de las cosas y el mundo. A esta forma de explicar el mundo se le conoce con el nombre de mitología.

LOS PRIMEROS FÍSICOS Y SU CONCEPCIÓN DEL MUNDO: En un principio todo lo real fue visto como naturaleza y como cosmos, por lo que a los primeros filósofos se les denominó naturalistas o cosmólogos, dada su preocupación por los siguientes temas: ¿Cómo surge el cosmos? ¿Cuáles son las fases y los momentos de su génesis? ¡Cuáles son las fuerzas originarias que intervienen en su constitución? ¿Qué elementos lo constituyen y cómo se organizan?

LA COSMOLOGÍA DE TALES

Fue el primer pensador en abordar algunas de estas preguntas, planteó como respuesta la existencia de un único principio originario, causa de todas las cosas que son, y sostuvo que dicho principio es el agua. Este elemento entendido como principio implica que a partir del agua todo surge, en ella todo acaba y por ella todo acaba y por ella son y subsisten todas las cosas. Al asumir al agua como principio reconocen sus múltiples manifestaciones, entre ellas el agua que bebemos.

Discípulo de Tales, ANAXIMANDRO  mejoró el planteamiento de su maestro y en un escrito titulado Sobre la naturaleza propuso que hay un principio (Arché) del cual provienen otros elementos, entre ellos el agua. Dicho principio es infinito e indefinido y lo llamó apeiron, que significa aquello que carece de límites tanto externos como internos.
Tal principio abarca, circunda, gobierna y rige todo, aparece como lo divino porque es una substancia indefinida, indiferenciada, incorruptible y eterna. De este principio surgieron todas las cosas y a él retornan en un ciclo que es igualmente eterno y que se manifiesta de múltiples formas.

ANAXÍMEDES

Este filósofo también quiso dar respuesta a la pregunta por la constitución del mundo y planteó que dicho principio constitutivo y regulado de todo el cosmos era infinito, por lo que debía ser el aire o la substancia aérea ilimitada. Anaxímedes sustentaba su planteamiento argumentando que así como el alma, que es aire, nos sostiene y nos gobierna, así el soplo y el aire sostiene y conforman todas las cosas en el cosmos.
HERÁCLITO

Heráclito de Éfeso, comenzó su reflexión mostrando que el devenir es el aspecto esencial del cosmos. Él observó como todo cambia y todo pasa continuamente de un contrario a otro: lo húmedo seca, lo caliente se enfría, el joven se envejece, lo vivo se muere, pero de lo muerto vuelven a renacer nuevas formas de vida y así sucesivamente. Según el planteamiento de Heráclito, este continuo cambiar al fuego, como rayo que gobierna todas las cosas.


La razón por la que Heráclito asume que el principio de todo es el fuego se debe a que este elemento expresa de modo ejemplar las características de la mutación continua, del contraste y de la armonía. El fuego se halla en continuo movimiento, es vida que vive de la muerte del combustible y es continua transformación.

LOS PITAGÓRICOS

Grupos de filósofos místicos llamados los pitagóricos, por que estuvieron bajo las enseñanzas de Pitágoras, desarrollaron la teoría según la cual es el número y sus elementos constitutivos, lo que se considera como origen de todas las cosas. Esta explicación se refuerza por la demostración que hacen los pitagóricos de que en todas las cosas existe una regularidad matemática y por su gran descubrimiento acerca de la posibilidad de expresión de los sonidos y la música en magnitudes numéricas. Reconocen que la vida humana está regida por categorías que expresan magnitudes, como el año, las estaciones, los meses, los días.
PARMÉNIDES

En esta serie de explicaciones naturalistas, aparece Parménides, quien desarrolla su teoría planteando que el ser es lo que constituye todo lo existente. Asume que el ser es incorruptible, increado y siempre presente, eterno, sin comienzo ni final.
Se opuso radicalmente al planteamiento de Heráclito argumentando que la multiplicidad y los cambios no son sino apariencias y que la verdadera realidad está más allá de las apariencias, es decir en lo que permanece, en lo inmutable, o sea, en el ser.
EMPÉDOCLES

Físico pluralista, afirma que no existen los nacimientos y las muertes de  que hablaba Heráclito de lo que se trata es de una continua mezcla y disolución de cuatro sustancias: el agua, el aire, la tierra y el fuego.
La unión de estos cuatro elementos da origen a las cosas y su separación da origen a su corrupción. Estas dos situaciones se producen gracias a que existen dos fuerzas: una integradora llamada amor o amistad, y otra de separación denominada odio o discordia. Las fuerzas del amor permiten la unión de las cuatro sustancias y con ella el surgimiento de las cosas y de la vida. La fuerza del odio genera la separación de las sustancias, la desaparición de las cosas y la muerte.

ANAXÁGORAS DEL CLAZOMENE

Planteó que son las homeomerías o semillas infinitas, las que conforman el fundamento y la base constitutiva de todo lo existente. Dichas homeomerías, que dan origen a las distintas cosas, son infinitas en número, cualitativamente diferentes entre sí y con propiedades irreductibles, cada una de las cuales forma parte de todos los seres. La creación del mundo y de las cosas materiales constituiría un proceso de mezcla, ordenación y diferenciación de estos elementos, presidido por una inteligencia infinita, simple e indivisible a la que llamó “nous”.

LEUCIPO Y DEMÓCRITICO

Fueron dos grandes físicos que plantearon la noción del átomo, según estos pensadores, todo lo existente en el cosmos tiene como base constitutiva un número infinito de cuerpos, indivisibles por su pequeñez y su volumen, no engendrables, indestructibles e inmutables. Tales cuerpos son los átomos que en su interacción y movimiento constantes dan origen y fin a los diferentes elementos que hay en el mundo.

LOS SOFISTAS

Los últimos pensadores presocráticos, lograron desarrollar un planteamiento explicativo acerca del origen del cosmos. Colocaron como base a un Dios, considerado inteligencia ordenadora del mundo físico. Con la aparición de Sócrates, esta teoría se refinó y se planteó la existencia de una inteligencia que ha producido todo lo existente ex profeso (de propósito), donde cada cosa y cada parte de las cosas tienen finalidad. Sócrates colocaba como ejemplo el hecho de que en cada ser humano hay una parte de todos los elementos que están presentes en el universo, puesta de manera ordenada y con una función y una finalidad específica.
Dos cosmologías importantes
La filosofía griega llega a su más alta cima en los siglos V y IV a .de C. Con Sócrates, Platón y Aristóteles. Por esa época, la filosofía griega dejó de lado la preocupación por el estudio de la naturaleza y empezó a estudiar principalmente al hombre y su comportamiento en sociedad.
Platón
Discípulo de Sócrates entendió que la realidad estaba compuesta de dos mundos: el mundo sensible en el cual vivimos y el mundo de las ideas que para él era el verdadero. El mundo sensible en el cual vivimos, es decir, el mundo palpable, es a pesar de lo que nos dicen los sentidos, un mundo aparente, donde rigen el movimiento y el cambio. Este mundo fue formado por un artífice divino, llamado demiurgo, quien para crear los seres tomó el modelo eterno de cada uno de ellos que está en el mundo de las ideas. Los árboles que vemos, por ejemplo, no son reales, sino sombras o reflejos de los árboles reales que están en el mundo de las ideas. El mundo de la ideas está integrado por las ideas de todas las cosas. Pero estas ideas no son conceptos sino cosas reales, eternas, inmóviles e inmutables. La idea suprema es la idea del bien. 


ARISTÓTELES

Discípulo de Platón, entendió que para explicar la realidad del mundo no podemos basarnos en cosas ajenas a éste, sino que debemos buscar la verdad en las cosas mismas que lo componen. De este modo cada cosa tiene dos modos de ser que la constituyen, una Sustancia, lo que es en sí, su verdadera identidad, lo que la define que no cambia, que es su esencia y su materia; y unos accidentes, aquello que la distingue de las demás cosas, esos detalles que determinan su forma, sus características, pero que son cambiantes, que no son en sí. Para Aristóteles los seres de la naturaleza están compuestos de materia y forma. La materia es aquello de lo que están hechos los seres, por ejemplo la materia del hombre son sus células. La forma es lo que hace que la materia sea tal cosa y no otra. El movimiento fue explicado por Aristóteles con la teoría de la potencia y el acto. Ser en acto es el ser que ya es. Ser en potencia es el que puede llegar a ser. Un niño puede ser médico en potencia, y sólo cuando llega a ser médico efectúa el acto, porque ya es. El movimiento, entonces, consiste en el paso del ser en potencia al ser en el acto.
Después de leer la información anterior, subraya las palabras desconocidas, busca en un diccionario  su significado, organiza en tu cuaderno de filosofía un glosario con los conceptos visto en cada eje temático tratado. Se le recuerda que la presente guía de trabajo no constituye la única fuente para desarrollar las actividades debe consultar o investigar en otras fuente para ampliar y profundizar en los referentes teóricos, la presente guía será socializada en clase, por ende hay que ir preparado, SU VALORACIÓN POR PARTE DEL DOCENTE ES CUANTITATIVA.




PARA DISERTAR

·         ¿El universo y la vida tuvieron un principio?
·         ¿Cuál es el elemento esencial y primordial de nuestro planeta?
·         Qué importancia tiene la matemática en el mundo actual?
·         ¿Podemos pensar los números como algo esencial de los seres o más bien como algo que nos ayuda a comprender la realidad?
·         ¿Es posible que la realidad cambie constantemente?
·         ¿Podemos decir que el universo es sólo materia? ¿Por qué?
·         ¿Qué dice la biblia acerca de la relación que debe establecer el hombre con la naturaleza?
·         Reflexiona acerca del uso de la naturaleza por parte de las ciencias, la medicina, las sociedades protectoras del medio ambiente.

Desarrolla tus competencias

1.   Describe la forma como perciben el cosmos los primeros pensadores griegos.
2. A través de un cuadro plantea las similitudes y las diferencias que hay entre las concepciones del mundo de los siguientes autores: Heráclito, Parménides, Aristóteles.
3.  Lee en otras fuentes un fragmento de la metafísica de Aristóteles. Argumenta: ¿Por qué él considera que las explicaciones sobre el origen y el fundamento del cosmos, por parte de los anteriores pensadores superficial es  insuficiente?
4. En una serie de dibujos o gráficos, explica la concepción atómica de Leucipo y Demócrito y la forma como se constituyen las cosas del universo.
5¿Qué coincidencias encuentras entre la visión que tenía Aristóteles del universo, y la que tenemos hoy?
6. Explica por escrito en qué consisten los siguientes conceptos y relaciónalos con las opiniones de algunos de los filósofos de la presente unidad: El concepto de physis, arjé. Devenir, Ser, átomo, mundo sensible y accidente.
7. Selecciona uno de los de los autores estudiados en la presente guía y con el cual no estés de acuerdo. Repasa sus planteamientos y escribe un breve ensayo planteando tu opinión al respecto.

8. Plantea una explicación diferente sobre los argumentos propuestos por los griegos a cerca del sentido y el fundamento del Cosmos.
9. Imagina y plantea la respuesta que daría Heráclito al planteamiento de Parménides, según el cual el Ser, y no el cambio, es el fundamento de todo. ¿Qué argumentos plantearía? ¿Qué ejemplos propondrías?


PARA CONSULTAR
¿Qué es mitología?
¿Cuáles son las características del Mito?
¿Cómo pasaron los griegos del mito al logos?
 Diferencia entre el mito y razón


BIBLIOGRAFÍA
Serrano López, Federico…<et al>: Filosofía l,  Bogotá: Editorial Santillana S.A, 2006.Verano Gamboa, Leonardo…<et al>: Filosofía l.Bogotá: Editorial Voluntad, Educación Media, 2004.
Archila Ruíz, Lenonardo: Filosofía 10º, Guía de recursos/Guillermo serrano López, ver Torregrosa,-2, edición-Santa Fe de Bogotá: Editorial Santillana.2000



viernes, 6 de marzo de 2015

ÉTICAS DEL BIEN .11º JORNADA TARDE

INSTITUCIÓN EDUCATIVA SOLEDAD ACOSTA DE SAMPER
Filosofía 11º-Jornada Tarde

Docente: Belinda Figueroa Cuadro.
ÉTICA



¿Qué tipo de comportamiento debemos tener para actuar de manera virtuosa, alcanzar la felicidad y vivir en armonía?
Los seres humanos vivimos una constante preocupación por alcanzar un tipo de bienestar que nos brinde seguridad y felicidad. Son muchos los aspectos y diferentes las formas como nos aproximamos a dicha búsqueda, teniendo siempre en mente que lo importante es sentirse bienestar cada mejor y llegar a la felicidad. La ética tiene como objeto de estudio la vida práctica de las personas. Allí descubre los aspectos que sustentan y fundamentan las normas de actuación y de convivencia humanas, y ayuda a las personas para que realicen sus proyectos de vida en sociedad. En este sentido se comprende que ética tiene sentido y es una propuesta válida para el mundo de hoy.
Desde el punto de vista etimológico, ética viene del griego ETHOS, que significa costumbre. En la mayoría de los diccionarios encontramos que ética es la ciencia que estudia las costumbres morales de los pueblos. Pero la ética tiene que ver con las actuaciones propias de las personas en medio de una ciudad en medio de la sociedad en la cual se encuentran. La ética constituye el criterio por el cual una persona asume determinado comportamiento en su diario vivir, en su cotidianidad. Con frecuencia algunas personas confunden ética con moral. No son lo mismo, y por tanto se debe establecer una clara distinción para cada persona sepa en qué terreno se está moviendo, si en el de la ética o en el de la mora. Moral viene del latín MOS-MORIS, que significa costumbre. Aquí encontramos que moral significa lo mismo que ética, porque en su etimología pueden significar lo mismo y la traducción que realizamos utiliza la misma expresión en castellano. El hecho de que la traducción sea la misma, no implica que en los contextos originarios (Grecia y Roma) significaran lo mismo. Hoy moral, es decir, costumbre  en Roma, significa aquello que viene de fuera, aquello que es impuesto por una norma, por un  código, por una ley. Ética viene de dentro y moral de fuera. Hoy se habla de moral para referirse a las normas y a los acuerdos mínimos de convivencia y de actuación de un grupo de personas, mientras que ética se refiere a la reflexión que se puede hacer acerca del fenómeno moral. La moral es objeto de estudio y de reflexión de la ética.

AXIOLOGÍA 
¿Qué son los valores?
Son aquellas cualidades especiales que tienen algunas realidades, llamadas bienes, por los cuales son estimables y agradables. También se consideran valores aquellos principios o máximas que impulsan a la personas a desarrollar buenas accionesCada cultura y cada civilización han ido construyendo su propio concepto de valor, que consideraba como elemento que daba identidad a su pueblo. En cada momento de la historia dicho elemento fue distinto y en los momentos de profundos cambios en las estructuras sociales, sufrió alteraciones, en algunos casos tan profundos, que dieron origen a nuevas formas de vida dentro de esas mismas comunidades. En todos los momentos el concepto de valor fue asumido, no como algo abstracto, sino como algo real y concreto que debía formar parte de la cotidianidad de las personas y de las sociedades, de modo que  al mismo tiempo era el principio regulador y la forma de vida de dichas sociedades. En oriente, el concepto e valor se comprendía, no como valor en sí, sino como virtud, en la medida que se equiparaba a la búsqueda de la sabiduría y de la perfección. Así las virtudes del sabio se  desprendían del mundo, y debían ser vividas a plenitud, con compromiso de vida.
Sólo entrada la época moderna se alcanzó una conceptualización de los valores, pues es con el nacimiento de la axiología (teoría de los valores) que acuña el término valor. Este concepto va a desplazar el sentido griego de virtud y da paso a una serie de principios  que determinan que la realización de la vida humana se da en el presente y en este mundo. La axiología nace como la ciencia que estudia los valores personales y sociales.
 ¿Qué es un valor?
Es aquella cualidad que percibimos en los seres consistentes en una relación de sentido positivo entre dichos seres y algún campo de realización humana. Dicho de otro modo, valor es una cualidad de posibilitación que el hombre percibe en algún ser. Los valores no son pero valen”: Los valores no son, en cuanto que no son cosas concretas. Las personas se fijan y, además, rigen su vida por ellos. Valen por qué sirven de criterios para determinar que es mejor ser honestos, que ser deshonestos, o que es mejor ser sinceros que mentirosos. Aunque los valores no sean concretos y reales, valen, se tienen en cuenta, son apreciados, son queridos. Los valores se convierten en la base de las decisiones humanas y en la columna vertebral de las organizaciones sociales.

Para desarrollar el siguiente taller por competencias, debes leer varias veces la información, consultar o investigar en otras fuentes para profundizar en los saberes, apropiarte del conocimiento y estar preparado para socializar  en clase.

 PRECISIÓN CONCEPTUAL

1. ¿Qué es ética y qué es moral?
2. ¿Qué estudia la axiología?
3. ¿Qué son los valores?
4. Identifica las características  y los representantes de las siguientes éticas:
Ética de las virtudes
Epicureísmo
Estoicismo
Neoplatonismo
Ética Kantiana
Utilitarismo
Ética del superhombre
Ética marxista
Ética axiológica
Ética de la liberación
Ética comunicativa o dialógica, de la argumentación, discursiva de K.O.Apel y J Habermas.
5. Qué son las virtudes morales?
6. ¿Qué es la felicidad?
7. ¿Qué son éticas autónomas y éticas heterónomas?
8. ¿Qué se entiende por relativismo ético?
Desarrolla tus competencias
1. De acuerdo con tu forma de ver  la vida, plantea para ti qué significa tener un comportamiento ético. Así mismo plantea las normas mínimas que se deben tener para alcanzar dicho ideal ético.
2. Describe dos escenarios que muestren la vida de las personas bajo un sistema moral Heterónomo y bajo un sistema moral autónomo. Colócale un título llamativo a tu escrito.
3. Consulta o investiga lo que Kant plantea acerca de  la mayoría y la minoría de edad y después responde:
A. la minoría de edad significa:
B .Los culpables de vivir en la minoría de edad son:
C. Para muchas personas es imposible salir de la minoría de edad porque:
D. Ser mayor de edad implica:
4. Plantea un análisis crítico de la situación actual de las personas, en relación con el planteamiento de Kant según el cual debemos tratar a las personas como fines y no simplemente como medios.
5. Analiza el sentido que tienen los valores para la sociedad actual.
6. Describe las semejanzas y las diferencias que encuentras entre subjetivismo axiológico y objetivismo axiológico.
7. Explica el significado de los valores y la función que ellos tienen dentro de una sociedad.
Competencia Argumentativa
1. Argumenta a favor o en contra de la necesidad social de la existencia de normas morales para llevar una vida con dignidad.
2. Explica las razones por las cuales la mayoría de los filósofos se han inclinado a pensar que una vida buena desde la perspectiva ética necesariamente conlleva a la felicidad y a obrar bien.
3. Argumenta en torno al planteamiento de Santo Tomas según el cual, si yo conozco a Dios y conozco el bien estoy obligado a obrar el bien.
4. Explica con argumentos lo que significa la primera formulación del imperativo categórico planteado por Kant.
5. Plantea argumentos que permitan justificar la propuesta de una ética latinoamericana en las condiciones sociales y económicas de Latinoamérica en la actualidad.
6. ¿Por que se considera que los valores son variables y aquello que para una sociedad es un valor, para otras puede que no lo sea? Coloca ejemplos en ambos casos.
Competencia propositiva.
1. Establece lo que será la ética para las personas que en los próximos veinte años, teniendo en cuenta que poco a poco las relaciones interpersonales son mediadas por las ciber-relaciones y por comunicaciones a distancia.
2. De acuerdo con Aristóteles, una persona virtuosa es una persona que sabe ubicarse en el justo medio. Explica lo que significa el justo medio en el contexto  del mundo actual, donde en apariencia vale más el tener que el ser.

Bibliografía
González Álvarez, Luis José: Ética, Editorial El Búho LTDA. Bogotá 2003.

Suárez Medina, Gabriel Alfonso y otros: Pienso….Filosofía y su historia Editorial voluntad, Bogotá 2003.